Escrito en: enero 17, 2021 por: admin

Esta semana, distintos indicadores provocaron preocupación entre los fanáticos del oro negro: América fue la región más castigada. En Honduras, el paso del huracán Eta destruyó innumerables plantaciones y, con ellas, las producciones del café en el futuro: 14 de 15 carreteras del eje cafetero fueron dañadas por el paso de la gran tormenta. En Colombia, la producción de café cayó un 15 por ciento en octubre: el motivo es la cuarentena en medio de la pandemia y eso provocó que muchos trabajadores del café oculten su condición de portadores del coronavirus para no perder los jornales, lo cual multiplicó los contagios. En Brasil, la producción de la próxima cosecha caería entre un 14 y un 21 por ciento debido a la sequía de la temporada y un cambio en el ciclo de fertilidad de la planta arábica. Todas estas razones naturales tuvieron consecuencias en el mercado: esta semana, el café, segundo commodity del mundo después del petróleo, subió un 2,7 por ciento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *